EL BESO

Con doce años decía que los besos no importaban.

Con quince, que no eran más que piel con piel.
Sino sentías nada no tenían sentido ni tampoco pies.

Con veinte no sabia vivir sin él.
¡Madre mía! ¡Que momentos! ¿Solo piel con piel?

Con el tiempo se convirtió en infiel.
A veces servía de traición, a ratos solo era pasión.

Con veinticinco un arrebato que me condujo a él.

A los treinta creí haberlo perdido pero todavía se encuentra bien.

Los besos son como los dulces en un pastel.
La vida, a ratos, nos regala trozos inmensos por doquier.

Anuncios

MEJOR SIN PENSAR…

A ti te preocupada el camino, a mi estar contigo.
Para ti la distancia, para mi tu abrigo.
Los días terminaban en noche, y despertaba dormida.
A mi me preocupaban tus dudas, a ti te podían mis ganas.
Me moría por verte, pero te olvidabas de creerme.
Pero el tiempo pasa, y cura las heridas.
A ti te preocupa quererme, yo ya te he querido.
Los dos quisimos como si no hubiese un mañana.
Ahora toca rendirse, equivocarse de camino.
Reescribir nuestros miedos, aprender del pasado.
Reconocernos entre arrugas, las que llenan nuestras manos.
Disfrutar del pasado, teníendote a mi lado.

MI VIDA

Que siempre pones patas arriba.

Me llenas de besos. Me abrazas inocente.
Te quiero incondicionalmente.

Hay amores que no se explican, y el tuyo lo es igualmente.

Me arroyas, me tiras, me sacudes, me volteas.

Me hundes, me aupas, me incomodas,…

Y sonríes y todo se funde, hierve y se dilata.

Me miras y tus ojos me delatan. Me desatan.

Me encantas, y eso lo dice todo. Por que te cojo, te abrazo, te aplasto y te estrujo. Te apretaría hasta que fueras parte de mi.

Te quiero.
Hay personas que elegimos tener a nuestro lado, y otras que desde que nacen nos roban de la mano.

No importa lo que pase. Te quiero a mi lado.

Mi vida, tu soldado.

AMIGO…

El corazón me da un vuelco y no por el motivo correcto.

La vida es complicada y lo más fácil es lo que debemos hacer, lo que somos, lo que hacemos.

Jamás me arrepentiré de nada. Viviré pensando en el pasado y viviendo del futuro.

Las huellas que dejamos no se borrarán, pero nos dejarán el rastro que ya no volveremos a andar.

Miramos hacia delante y no pasa nada. Es así como debe ser.

Las miradas que aun nos quedan nos recordarán lo que fue y lo que no llegará a ser.

No paremos de beber de nuestra propia filosofía, disfrutemos del ayer, del hoy y de lo que será un atardecer.

Tengo ganas de volver a verte, de mirarte, y de decirte lo que nunca me llegué a creer.

Hoy es cierto. Lo logré.

Alguien nos puso a nuestro lado para que pudiésemos entender.

Mi futuro no es incierto, esta grabado en piedra. Yo misma lo grabé. El cincel, el mejor de mis deseos para ti y para él.

No te engañes, nos volveremos a ver.
Y ese día entenderás que mi corazón vuelca por que necesito creer;
que las manos temblorosas son por lo que fuimos, los besos por quienes somos y los abrazos por lo que llegaremos a ser.

SALE EL SOL…

Hay días en los que no importa lo que pase, siempre parece que luce el sol.

Hace unos días fuimos increíbles. Volví a recordar.

Despejar nuestras cabezas, dejar de pensar y sentir que vuelven las ideas. Tengo nuevas fuerzas para pelear.

Y no importa si estamos cansados, agotados, malhumorados, si nos duele aquí o allá…

Hay días que simplemente te sientes bien.

A veces no tienes un buen día, no traes buenas noticias, las tristezas se acumulan poco a poco,… y aun así tienes la sensación de que todo va muy bien, de que todo va a ir bien.

A veces estoy cansada de tanta mierda a mi alrededor, y tengo reparos por si me pueden contagiar, pero hay que intentar llevarlo por si se puede arreglar.

Todo va a ir bien. Volveremos a creer que siempre sale el sol.

Volveremos a creer en cuánto valemos nosotros dos.