TE HAS IDO…

Hoy he soñado que todo era como siempre.
Que no te habías ido.
Que aún me volvías loca.
He soñado que todavía estabas a mi lado.
Que podía contar contigo.
Que aún soñabas con la música, que aún sentías demasiado.
He soñado que no te habías marchado.
Que la muerte había pasado de largo.
Que los pecados eran míos, y lo tuyo perdonarlos.
Por un momento he creído que todavía estabas conmigo, decidiendo sobre el destino, que tú y yo no compartimos.
Qué triste no decirte nunca que no quería que te fueras.
Qué difícil es pensar que marchaste para no volver.
Y tu canción de blues contará que fuimos extraños en el mismo tren.
Qué me olvidaste durante un precioso instante, ese en el que saltaste de él.
Ya nada será igual.
Pero hoy soñé que te tenía.
Que estabas a mi lado.
Que la vida era para vivirla.
Que te tenía junto a mi, aunque fuera tocado.
Y ahora tengo un nudo en la garganta y se me olvida respirar.
No me olvides estando donde quieras estar.
Yo no olvido. Volveré a soñar.

MI VIDA

Que siempre pones patas arriba.

Me llenas de besos. Me abrazas inocente.
Te quiero incondicionalmente.

Hay amores que no se explican, y el tuyo lo es igualmente.

Me arroyas, me tiras, me sacudes, me volteas.

Me hundes, me aupas, me incomodas,…

Y sonríes y todo se funde, hierve y se dilata.

Me miras y tus ojos me delatan. Me desatan.

Me encantas, y eso lo dice todo. Por que te cojo, te abrazo, te aplasto y te estrujo. Te apretaría hasta que fueras parte de mi.

Te quiero.
Hay personas que elegimos tener a nuestro lado, y otras que desde que nacen nos roban de la mano.

No importa lo que pase. Te quiero a mi lado.

Mi vida, tu soldado.

AMIGO…

El corazón me da un vuelco y no por el motivo correcto.

La vida es complicada y lo más fácil es lo que debemos hacer, lo que somos, lo que hacemos.

Jamás me arrepentiré de nada. Viviré pensando en el pasado y viviendo del futuro.

Las huellas que dejamos no se borrarán, pero nos dejarán el rastro que ya no volveremos a andar.

Miramos hacia delante y no pasa nada. Es así como debe ser.

Las miradas que aun nos quedan nos recordarán lo que fue y lo que no llegará a ser.

No paremos de beber de nuestra propia filosofía, disfrutemos del ayer, del hoy y de lo que será un atardecer.

Tengo ganas de volver a verte, de mirarte, y de decirte lo que nunca me llegué a creer.

Hoy es cierto. Lo logré.

Alguien nos puso a nuestro lado para que pudiésemos entender.

Mi futuro no es incierto, esta grabado en piedra. Yo misma lo grabé. El cincel, el mejor de mis deseos para ti y para él.

No te engañes, nos volveremos a ver.
Y ese día entenderás que mi corazón vuelca por que necesito creer;
que las manos temblorosas son por lo que fuimos, los besos por quienes somos y los abrazos por lo que llegaremos a ser.