PERSONAS QUE…

… te dejan sin aliento mientras pelean con gigantes, jinetes sobre molinos de viento (que diría aquel).

Personas increíbles. Amigos. Que me demuestran que ser fuerte no es una opción, sino una forma de ser. Sin condición.

Si miramos hacia atrás nada parece tan fácil como lo es ahora. Una vez superado.

De vez en cuando, nos tocan días malos, pero aprendemos. Continuamos.

Aprendemos, con el tiempo, que el más fuerte no es quien gana, sino quien terminada, apreció cada momento de la trazada.

Hoy es mi día malo. No será el último. Ni el último en contarlo.

Pero vendrán mil mejores. Recuerdos geniales. Prometido.

Y que no importa lo que vivamos ni cómo, que de todo guardaremos un instante. Mil sonrisas lapidantes que harán olvidar lo pasado.

Por que recordar no duele. Sino dejar de intentarlo.

Hace tiempo que aprendí de ellos lo que es importante. Y hoy es suyo mi homenaje.

Por que mis días malos no son nada comparados.

Gracias chicos. Así me tenéis. Sin aliento y esperando.

 

*Sé que todos andamos con unos días de locos, y espero que pronto podamos darnos buenas noticias. Hasta entonces sé que, aunque con momentos de flaqueza, seguiremos dando el callo y siendo positivos al máximo. Gracias por ser un ejemplo del que seguir aprendiendo. Espero que todo nos vaya bien.

Y SEGUIMOS…

…con las ganas de una primeriza.

Jamás aprendí tanto de algo tan efímero en tan poco tiempo.

¿De que sirve aprender de algo que vas a olvidar?

A lo largo de toda nuestra vida aprendemos cosas importantes, ¡importantísimas!, que solo lo serán durante un periodo corto de tiempo.

Que solo tendrán sentido unos días, unas semanas o unos meses.

Y aun así, nos empeñamos en aprender, o lo hacemos sin querer, no sé. Pero aprendemos.

Y tengo la sensación, en mi trabajo, en mi vida, de que sigo aprendiendo, quizá sin querer, sobre cosas que no durarán.

Que mañana olvidaré por completo y seguiré igual, con ganas de seguir aprendiendo, otra vez, sin saber para qué.

Supongo, que cada poco tiempo te paras y revisas aquello que aprendiste y olvidaste, y te das cuenta, de que en conjunto no está mal, de que has sacado cosas en claro. Que de algo habrá servido.

Imagino que así es como aprendemos lo que si nos servirá con el tiempo, sumando cosas que ya olvidamos.

Pues nada, seguiremos con el sistema, a ver si llegado el día, nos damos la vuelta y vemos lo que somos, en que nos hemos convertido.

Hasta entonces, sigamos como primerizas.

 

HAY DÍAS…

…bonitos y templados.

Recibes malas noticias que son buenas y, aunque algo triste, tu sonrisa reaparece.

Ni lo malo tiene que ser siempre tan malo, ni lo bueno es lo mejor.

A veces te haces a la idea de algo, y cuando lo has perdido, te das cuenta de que nunca fue tuyo, y de lo fácil que es dejarlo marchar.

¿Por qué llorar por algo que se va? ¿que ya se ha ido? Si no fue tuyo jamás.

La ilusión es eso que nunca pierdo.

Que me dice que volverá

NO ES UN DÍA MÁS…

Por que hay días, personas y palabras que te hacen sentir genial.
Te hacen sentir increíblemente bien.

Y aunque estés lleno de miedos o dudas, es como estar en una balsa, durante el tiempo necesario para recuperar las fuerzas y seguir nadando.

Las inseguridades son parte de nuestra forma de ser. No podemos evitar sentirnos de una u otra manera.

En cambio, hay días, en los que, con la compañía adecuada, te enfrentarías al mundo entero.

Mañana me deparará lo incierto, pero estoy segura de tener las mejores armas.

Ayer tuve miedo, pero, hay días, como hoy, en los que tengo la certeza de tener a mi lado a las personas necesarias.

Mañana, pase lo que pase, sé que no estaré sola.

Sé que estarás a mi lado.
Que me dirás la palabra correcta, y no será de nuevo, otro día más.