PORQUE…

… con el tiempo olvidamos que pasan esas pequeñas cosas que tanto nos gustan. Las mariposas.

La primera mirada, la primera caricia, el primer abrazo, el primer beso, el primer ‘me gustas’, el número en un papel, los mensajes a las tantas, las miradas intensas, el primer ‘hola’, el primer ‘te invito’, la primera vez, los abrazos eternos en la cama, las miradas encontradas, las amigas y los ‘le gustas’, la primera rosa, el primer ramo, la primera cena, el primer baile, el robo de un beso, encontrarse por sorpresa,….

Y encuentras a esa persona, y piensas que vivirás sin mariposas y sin lo que producen. Por que ya no ocurren tantas veces. Por que igual ya no te hacen tanta falta.

Pero ocurre.

El ‘quieres vivir conmigo’, la primera noche en nuestra casa, las caricias por sorpresa, los abrazos eternos en la cama, las miradas encontradas, el ‘¿quieres?’, el ‘si quiero’, el ‘¿tenemos?’, el ‘de acuerdo’, el ‘vámonos de cena’, el ‘que guapa’, las miradas eternas después de tantos años, entenderse de una ojeada, el ‘me encantas’, el ‘te quiero’, las rosas fuera de febrero, los ‘vámonos, ya volveremos’, los atardeceres, el ‘no te preocupes’, …

Porqué las cosas varían, pero no cambian. Las cosas que te hacen ser feliz siguen estando ahí. Las cosas que tanto nos gustan. Las mariposas.