…SIGAMOS SOÑANDO…

Parecía imposible. 

En ese momento en el que piensas que las cosas están perfectas. En ese instante en el que te parece que todo coge forma. 

Solo en ese punto todo puede pasar. 

Por fin contenta, feliz, con ganas de hacer las cosas bien.

Sin importarme esas cosas que no te tienen que preocupar. Sin perder el sueño por aquello por lo que nunca hay que perder el sueño. 

Y pienso, ya esta, he conseguido estar genial. Lo he conseguido sola. Y no me importa estar sola para disfrutarlo. 

Pero ocurre. Algo bueno, aun mejor, eso ocurre. 

Pasas un poco de miedo, incluso tiemblas, y hasta te parece increíble que todo esté ocurriendo. 

Esperemos a ver como avanza. Si esto toca suelo, o techo. 

Pero por ahora disfrutemos de las cosas buenas que nos llegan solas. De las cosas que sin saber como aparecen de la nada y nos alegran los ratitos en los que sin darnos cuenta nos acordamos de aquello que nos hace reir sin motivos claros. 

Hoy me he descubierto sonriendo en el coche, sola. Feliz. Disfrutaré de ello.

…MI ADICCIÓN…

En algún momento tenía que salir a relucir. 

Es como algo que llevo dentro. Me devora. Me llena. 

No dejo de pensar en ello. Quiero más y, quiero más. 

Cuanto más tengo, más quiero. Cuanto más quiero, más suelo tener. Aunque debo de confesar que normalmente me contento. 

Me encanta cocinar y comer. Disfruto de la comida y de cocinar. 

La verdad es que por norma general no cocino yo. Que le vamos a hacer. No esta en mi mano. Pero veo un montón de programas de cocina a la semana. 

Y cuando no tengo nada que hacer las únicas páginas web que ojeo fuera de las habituales, son las de cocina. 

Decido un ingrediente y me tiro a la búsqueda de información culinaria. 

Es un placer. Todo el mundo lo sabe. 

Es cierto que hay sabores que detesto. La cebolla y el pimiento. Y que además los detesto fuertemente.

Pero ello no impide que en ciertos casos, en ciertos platos, no sepa que son los ingredientes que van a dar el toque de sabor importante. El último gusto importante al paladar. 

Son manías. Y yo lo cocino a mi manera. 

Cocínense ustedes como quieran. Saludos y hasta la próxima receta.