…ME ABURRO…

Llevo dos días completamente fuera del mundo. Bueno, el sábado tampoco fui una fiesta. Una copa, una peli al llegar a casa y a dormir. Es lo que tiene estar sola. 

Mi vida empieza a pedirme algo más. 

Hace años que dejé de lado los momentos idílicos. Aprendí a ser práctica le pese a quien le pese. Aunque me pese a mí. 

Asumí, al menos mi parte más feminista, que todo podía hacerlo sola. Y en cambio parece que no dejo de esperar a tener a alguien para hacer las cosas.

Podía irme a hacer el Camino de Santiago. Podía ir a andar en bici cuando quiera. Me encanta irme de camping. Siempre he querido hacer descenso de cañones o La bajada del Sella.

Durante éste periodo de tiempo encontré millones de hotelitos, de hostales rurales, de posadas perdidas en medio de caminos preciosos llenos de luz y árboles que daban un tono verde a todo aquello a lo que la vista podía alcanzar.

Habitación Lancelot

No he aprovechado nada. No he hecho nada.

Sigo clavada en mi rutina. Si, una rutina que me gusta, sino no lo sería. Rutina. Digo. Si no me gustase haría otra cosa.

Ahora que me gusta estar sola, que le he encontrado el gustillo, parece que me falta alguien para hacer las cosas. Alguien que me anime a hacerlas.

Es una de mis incongruencias.

Y ahora no solo vale encontrar a alguien. Con lo que a mi me cuesta. Sino que también tengo que encontrar a alguien que quiera hacer todas esas cosas conmigo, y que desde luego tenga la moral suficiente como para incitarme, retarme y picarme para que las haga.

Tarea imposible. Voy a rendirme a mi lado ‘femenino’. Seguiré pensando que puedo hacerlo todo sola.

Al menos vivo convencida. Aburrida y poco activa y aventurera. Pero  en parte convencida. 

Un beso.  

Anuncios

…ALGO NUEVO, BALONMANO…

Ayer fui a un partido de Balonmano.

Cuando era pequeña mis padres tenían un amigo que jugaba, y solía acompañarles a verle jugar. 

Lo único que recordaba de aquella experiencia era que en un partido, jugando con dos amigos fuera de las gradas, no vi venir una columna morada y enorme a toda velocidad. Se tiró hacia mi y me salió un gran ‘chichón’ en la frente. 

Recuerdo la vergüenza que pasé por que uno de aquellos niños me gustaba.

Empecé muy joven en esto de los sentimientos. No pude hacer nada al respecto hasta los veintitrés. Hasta que controlé el asunto. Más o menos.

Volvamos al ámbito deportivo.

Me encantó volver a ver un partido. Llegué tarde, pero no importó. A penas me perdí diez minutos. Había mucho tráfico y también hubo problemas para encontrar aparcamiento.

El juego era rápido. Las jugadas a penas duraban segundos. Los chavales estuvieron corriendo durante una hora. Los porteros eran increíbles. 

Las diferencias con el fútbol eran muy notables. Hasta ahora el fútbol, la fórmula uno, el tennis y toda la gama de gimnasia artística y natación era lo único que ocupaba mi interés deportivo.

La velocidad del juego. El número de jugadores y su disposición, su forma de actuar en grupo frente al equipo contrario, fue un descubrimiento.

Mi amigo, la razón de que fuera a ver tal espectáculo, incluso podía saber a donde iban los ‘tiros a puerta’ mirando los pies del ‘lanzador’.  Después de que me lo dijese no paraba de mirar los pies a los jugadores que se disponían a tirar a portería. 

Me supo a poco y estoy segura de que volveré a ver un partido de balonmano. 

Gracias. Volveremos a vernos. ¡Besos!

…LOS DÍAS…

Que los días empiecen así, como caídos del cielo. Como si no hubiese mejores. Entre nubes y con la sensación de ser una persona renovada, como con más ánimos, más ganas, más ímpetu.

Y de repente, lo que nunca falla (igual es mucho decir) te falla y te quedas como si el día no hubiese valido nada. 

Estoy pensando que hay personas que no cambian con la edad, que no cambian con los golpes, que no cambian y ya está. Solo se dedican a amargarte y a despreciarte gratuitamente. 

Pero bueno, por suerte voy a intentar centrarme en lo que de verdad me importa, en lo que de verdad es interesante. Lo que de verdad me hace falta.

Y la gente que poco a poco va torciéndose, va desmereciendo, será la que poco a poco vaya desapareciendo.

Un beso   

…CENAS Y SENSIBILIDADES…

Que sensible que estoy. (Relación aquí)

Todo el día el día el post en mi mente. En el curro pensando en el post. Comiendo pensando en el Post, tomando café impaciente por el post…

Abro la página del Terol (que ya la tengo con Iconito y todo en el escritorio) y veo una cara conocida detrás del simbolito ”play” del video…

Miro el letrero en negrita grande que de lejos me avisa que eso es para ‘nosotros’, un mensaje directo.

Me preparo. Bajo el volumen de la tele y subo el del pc.

Dios!! Que noche!!! Era como salir con mi cuadrilla… ¡¡Que digo!! ¡¡Mejor!! (por eso de salir de la rutina). Que risas, que desparpajo. Yo que en realidad soy tímida, allí que me solté. Hasta enseñé mi nuevo tatu, que es mi orgullo y satisfacción. Que vergüenza. jajajaja.

Y me emociono. Que noche… madre mía… No hay nada como sentirse en casa.

Estoy ya en el punto culmen emocional cuando miro mi e-mail, por si hay noticias de Holanda (nunca se sabe), y veo un mail de Oscar. Un piropo de esos de solera. Dios!! casi me tiro a llorar. Menos mal que soy muy dura, jajajajaja.

Muchas gracias Oscar. Inolvidable. Habrá más, pero esta fue genial. Gracias a Ivenna, Mikel, Iñaki, Ivenno, … Y al resto, que estabais allí dando carnaza para el parloteo, sobretodo Pepótamo.

Un besazo y a pasar una buen día, lo que queda.

…LA IGLESIA…

Sobre el contenido de un post en el blog de Oscar Terol

…La iglesia,… Para mi siempre ha sido el cuento mejor contado del mundo. Y ya se sabe que la gente cada vez que cuenta una historia le añade algo o la exagera un poco. Imagínense en dos mil años lo que se puede exagerar la pequeña historia de un loco que se creía un enviado del cielo…

Siempre he querido hacer un experimento. Contar el cuento de caperucita roja a una población sin cultura, sin libros, sin medios de descubrir el resto del mundo. Y luego volver en 50 años. Seguro que todos creerían que la abuela que sale viva de la tripa del lobo es una diosa de nueve brazos… Ai… Menos mal que nos dieron cultura!!!!…