…RESPIRAR TRANQUILA…

Hasta el día de hoy no sabía que respirar tranquila tenía un precio.

Por suerte el precio lo pagan otros. Una empresa encantadora.

Ya tengo trabajo.

Creo que fue un flechazo. No sé explicarlo. La empresa, el cargo, el sueldo. Todo me chillaba de lejos que tenía que ser mío. Me latía el corazón como nunca. A toda máquina. El pulso se aceleraba solo. Apenas pude dormir bien esa noche.

Estaba allí, llamando a la puerta y de repente, sin saber como, la primera mirada. Nos vemos. Nos miramos. Y así surge, la primera sonrisa. Desde ese momento, ya éramos uno. Solo faltaba que el destino hiciera su parte, y en éste caso tenía nombre de chico alto, simpático y agradable. Él hizo de cupido. Me entrevistó, le gusté.

Y así, hoy, hemos formalizado el comienzo de una nueva relación.

Ya soy parte de una empresa importante. Ya he calado un poco en su corazón. Ahora hay que ir poco a poco, conociéndonos de verdad, en serio. Con tranquilidad. Y luego ya veremos si es o no una relación con miras de futuro.

Gracias a todos as los as que me habéis aguantado mis penas y mis lamentos de parada. Que sean tres millones novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve parados as.

Un beso. De los de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s