…ELECCIONES VASCAS…

Sobre el artículo…

(Artículo de Oscar Terol 26/02/2009 para El Correo)

Pues ya sabemos como somos los vascos, que todos tenemos vecinos con los que nos pegaríamos un par de txalos, pero en vez de eso nos damos la mano cuando nos vamos de vacaciones y nos pedimos la sal. Y todos tan felices, que no pasa nada. Y en esos casos olvidamos quien nos ha parido o de que pie cogeamos, al menos lo olvidamos casi todos.

Que luego están los que podrían comerse un txuletón sin sal por no pedir al que vive debajo, por que este sí que sí, que cojea de donde no apetece. Pero son de los que menos. De los que ven en la política y la ideología, su razón de ser y de existir por encima de todo, del ser humano. Y torcer la mano para dársela a un ‘hermano’ les duele demasiado, sobretodo cómo a éste le huela un poco a ‘gaviota’.

Pero es el día a día, y no hay nada que podamos hacer. Somos así de raros nosotros (unos más que otros). Que el otro día en Galicia ya me preguntaron de que ‘lado’ es el PNV, y cuando dije que Derecha-Derecha Nacionalista, ni se lo creian. Que no se creían que aquí todavía se hacía caso a la iglesia y todas esas cosas de antaño.

Yo sigo vigilando mi voto, por que todavía no sé a donde irá a parar. Ando indecisa. Ninguno me convence. Sé a quien no quiero votar, pero ni idea de a quien puedo votar. Quizá el partido de mis sueños no exista todavía.

Un saludo!

Anuncios

…DIFÍCIL, NO IMPOSIBLE…

Cada día nos esforzamos por levantarnos. Al menos ese es mi caso.

Miro el despertador y pienso en diez minutos más. En viente minutos más.

Luego hay que desayunar a toda prisa para poder llegar al trabajo. O al gimnasio. Y luego ir a toda prisa para poder llegar del gimnasio al trabajo.

Y veo estas caritas. Y disfruto esta parte del día.

Esas caritas que me animan el día

Voy a casa, descanso. Y voy al otro trabajo. Y cuando hago bien el trabajo, disfruto de esta parte del día.

Luego quedo con mis personas, con quien me tomo una cerveza, o les cuento como me ha ido el día. O me voy a casa y me preparo la cena con cariño.

Quizá sea un poco egoista por no querer contribuir a esa lista que dicen que llegará a tocar tope en cuatro millones de personas. El paro. Pero me gusta lo que hago. Aunque solo me guste los días buenos, y aborrezca los días malos.

Por suerte o por desgracia, en faceta profesional, soy quien mi trabajo dice que soy. Y mi trabajo dice que soy quien soy en mi faceta profesional.

Me gusta. Lo echaré de menos. Besos.

…INESTABLE…

Quizá con el tiempo haya olvidado lo que es volver a estar en la cuerda floja.

Me horroriza la idea de quedarme suspendida de nuevo entre dos puntos sin llegar a tocar ninguno de los extremos. 

Parece que, como decía la canción, ‘ni pa’lante ni pa’trás’. 

Ni me gusta lo que tenía, ni parece que este realmente encaminada a querer lo que puedo llegar a tener.

Siempre me han tachado de inconformista, ambigua, descontenta, rebelde y crítica con todas mis ideas y decisiones.

A veces dejarme llevar tampoco es una opción.

Echo de menos lo que tuve, por horrendo que fuera, y me aterra lo que puedo tener, por muy buena ‘pinta’ que pueda llegar a tener. Pero en el fondo quiero dejar todo atrás y emprender otros caminos, hacía otras metas. O no. No sé. 

El pánico es forma y contenido de mi ser. Y hasta aquí puedo leer.

Quizá otro día. Con la suerte adecuada. Tenga las cosas tan claras como para no volver a dejarme ver así.

Un beso.