…PEQUEÑAS COSAS…

Veo un anuncio por la televisión. Un reportaje en el Discovery. Un anuncio de coches eléctricos. Y pienso que el calentamiento global va a llegar y yo no estaré aquí para verlo (si no se da mucha prisa, claro). Pero sí probablemente mis hijos as, o mis nietos as, o mis tataranietos as lleguen a vivirlo.

Es cierto que a algunos de esos descendientes (si acabo teniéndolos) quizá no los conozca nunca. Pero de igual manera intento creer que un día miraré hacia atrás y diré convencida que hice lo posible para que ellos as vivieran bien.

Eso no es cierto. Seamos sinceros.

Por que a veces por no salir a terraza (Hemos llegado incluso a 3 grados fuera, entendedme), tiro el yogur terminado al cubo de la basura orgánica. O me doy una larga ducha y aunque el remordimiento me dice ”Cuentan que en Murcia no tienen agua”, yo sigo. A veces no utilizo los folios por los dos lados. Tengo un móvil que utiliza materiales altamente contaminantes para funcionar (Los tienen todos los móviles. Preocúpate un poco al menos). Utilizo un coche diesel y emito mucho, muchísimo Co2.

Lo asumo.

Y entonces pienso en cambiar. Veo un anuncio, un reportaje, un eslogan ecológico y pienso en cambiar.

Y caigo. Soy incapaz de cambiar mis hábitos más simples; Los alimentarios por ejemplo. Ir más al gimnasio. Andar más. Estar menos en el ordenador. Ver menos televisión. Vamos, ser más saludable.

El simple hecho de pensar en que tendría que empezar a cambiar esas pequeñas y simples cosas de mi día a día me da pereza.

¿Cómo voy a cambiar el mundo? ¿Cómo voy a salvarlo si soy incapaz de dejar de comer huevos fritos aunque sea bueno para que baje el colesterol? ¿Si soy incapaz de cambiar hora y media en autobus por veinte minutos en coche solo por no aguantar las caras de desconocidos que me martillean a miradas en ese cubo frágil de cristal y aluminio con ruedas en un tiempo y una distancia claramente excesivas?

El mundo se salvará por que hay mucha gente lista por ahí fuera (Lo he visto en el Discovery Chanel), pero no gracias a mi.

A veces hay que quitarse el sombrero y saber admitir que uno a perdido su propia batalla.

El día que deje los fritos os aviso. Hasta entonces no llevar el móvil en el bolsillo. Os prometo que intentaré seguir pensando en cambiar. Un saludo.

Anuncios

21 comentarios en “…PEQUEÑAS COSAS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s