…TERMINA EL AÑO…

Termina el año.

No recuerdo que pedí al terminar el año pasado. Con mis bragas rojas, mi pierna derecha en alto, un boleto de lotería, la cartilla de la Seguridad Social y el pasaporte debajo de un vaso de champán que contenía mi alianza de plástico. 

Sé que hay cosas que no se han cumplido. Pero me miro y sé que soy  lo que quiero. Hago lo que quiero. Y he vivido este último año como he podido, pero he como he querido. 

Lo que no he hecho ha sido por que no me apetecía, por que he querido sacar tiempo y por que en realidad, no me parecía tan importante. 

Con lo que no me han dejado hacer, no he podido hacer mucho.

Lo que he hecho ha valido la pena. 

He conocido a gente genial. He recuperado viejas amistades; importantes antes, e importantes de nuevo ahora. 

Me he enamorado de la gente, del poder que todavía tiene de sorprenderme. De lo grato que es discutir cuando se respeta a quien se tiene enfrente y de lo maravilloso que es estar con quien te apetece estar. 

Me encantaría despedirme del mundo esta noche. Dedicar a todo el mundo un ‘adiós’ antes de terminar éste día, éste año. Pero no quiero despedirme de éste año. Quiero que continúe hasta dentro de treinta años. Que todo siempre sea igual de poco malo e igual de muy bueno. 

Feliz Navidad a todas las personas que me importan (familia, amigos, familia bloguera, compañeros de trabajo) y Feliz Navidad a aquellas que aun sin conocerlas rellenan mi mundo. 

Feliz Año Nuevo 2009. 

P.d.: Este año tentaré a mi suerte y no usaré bragas rojas… Voy a empezar el año creyendo en mí.

Nuevo Look 2009

Anuncios

…ANUNCIO NAVIDEÑO…

Me han enviado éste texto en un e-mail publicitario y como me ha gustado, lo copio para compartirlo con vosotros as:

Llegan las fiestas navideñas y con ellas los árboles llenos de adornos, las luces, los villancicos, las sorpresas y los regalos. Aunque si lo piensas bien, tanto dorado te parece demasiado.

Los villancicos del coro infantil son conmovedores, pero cuando los canta tucompañera de trabajo quisieras desaparecer. Las velas rojas siempre manchan el mantel, pero son imprescindibles en la cena de Nochebuena. Sin dejar de lado los regalos inapropiados que te ayudan a perfeccionar tu cara de póker. Pero, lo cierto es que a pesar detodo, sin la música, los adornos y los regalos, la Navidad no sería lo mismo. 

Tened una bonita y feliz Navidad. 

…LA FAMILIA…

Dios… Discutir con los padres es una de esas cosas a la que le vas cogiendo el gustillo con los años.

Mientras eres niño a piensas que la gran mayoría de las veces tienen razón en todo. Y que cuando no la tienen es por que te hablan sin haberte escuchado antes, que no te entienden y que por eso están equivocados.

Cuanto más mayor te haces más piensas que tienen menos razón en todo y entonces te das cuenta de que cada vez es más normal que no te entiendan y que estén equivocados.

Supongo que siguen sin escucharte de igual manera. 

Según vas creciendo te vas dando cuenta de que tus padres son como el resto de personas de tu entorno, otros individuos más con sus ideas, sus mentalidades, sus cualidades sociales, sus prejuicios, sus opiniones y sus cabezonerías.

Otra cosa es que les quieras más o menos por aquello de los lazos sentimentales y fraterno-parentales, pero objetivamente son personas con personalidades muy diferentes a ti, sobretodo si tenemos en cuenta que son de una generación algo anterior a la tuya. 

Siempre me he preguntado que si mis padres no fuesen mis padres, ¿¿Sería amiga de ellos?? ¿¿Me llevaría bien con ellos?? 

Ahí lo dejo caer.

Nota: No sé que porcentaje de la población puede estar de acuerdo conmigo en este tema. El que no esté de acuerdo, es que no está en ese porcentaje y por lo tanto puede omitir este post. 

Muak

…AGUR, SALUD, AGUR…

Fiebre, mocos, tos, un dolor agudo en el pecho y otro incipiente cerca de la garganta, no muy lejos de los oidos. Oidos taponados del esfuerzo que hago cada diez minutos por sonarme tan fuerte la nariz.

La doctora dice que no debe de ser vírico, que no hacen falta antibióticos, solo ibuprofeno y vapores de eucalipto.

No he hecho eso en mi vida. 

Soy de la nueva era, de pastillita y a dormir tranquila que mañana todo se habrá ido. Y así suele ser. Ni eucalipto, ni cebolla troceada en la mesilla de noche para la tos, ni ajo para los herpes, ni aloe vera para los cortes.  

Incapaz de estar mucho rato sentada por culpa del moratón que ahora mismo ocupa mi posadera derecha, resultado de la caída que tuve antes de ayer en un callejón oscuro saliendo del trabajo a todo correr para llegar a ninguna parte, por que ya nadie me esperaba, me he pedido el día libre para compartirlo con el sofá.

¡¡Que no pedía nada nuevo!!

Me había concentrado en pedir lo más básico; dinero y amor. Había intuido que no me hacía falta pedir por mi salud ya que estaba bastante controlada.

”Eso no te hace falta” me dije. Ya había pasado lo peor; las dos semanas de baja por culpa de la lesión en la espalda.

Maldito momento en el que olvidé mi salud. Que sin salud no hay trabajo. Por lo que no hay dinero. Y sin salud no tengo amor, ya que no es de buen gusto ir recibiendo voluntariamente enfermedades, y no creo que encuentre yo al único muchacho solidario de éstos lares.

Mañana con ganas o no, con dolor de cabeza o no, volveré a mis quehaceres cotidianos. Es mi último día antes de vacaciones con los pequeños as y tengo ganas de despedirles. Además…

¡¡Me darán la cesta Navideña oportuna!!

Musus y gracias por compartir conmigo estos momentos de diarrea mental que diría aquel.  

…CUANDO VEO EL AMOR…

”Cuando veo el amor, salgo corriendo

Esa ha sido la frase que hoy, en un blog, le he escrito a otro de los marineros que asiduamente navegan por allí conmigo. 

Me ha tentado a escribir este post. Iñaki, no quería hablar de estas cosas por aquí, pero supongo que era cuestión de tiempo y voy a aprovechar la ocasión para explayarme a gusto.  

Hoy estaba en un semáforo y he visto pasar a unas parejas de mi edad, quizá algo mayores, pero no mucho más. Y lo primero que se me ha cruzado por la mente es que las personas como yo no acaban solas.

Las personas como yo somos aquellas que queremos tener a alguien a nuestro lado. Y vivir tranquilos y felices. Discutir de vez en cuando, para avivar las chispas de esas brasas que a veces las parejas olvidan que dan calorcito, que las tienen justo de bajo, siempre con ellos.

Somos de esas personas que nos gusta levantarnos por la mañana y ver a nuestro lado a un ‘ser’ lleno de pelos raros, legañas pegadas en los ojos y en los carrillos, saliva reseca en las comisuras de la boca y el pijama girado y arrugado de dar tantas vueltas en esa cama que deberíamos llamar ”rato que no trabajo”. 

Entonces me he preguntado por qué estoy sola. Y no hay otra razón que no sea la de no haber encontrado a la persona adecuada. Aquí mi razonamiento:

Es cierto, soy difícil; caracter duro por fuera, frágil por dentro. Seria en apariencia, divertida en el fondo. Si hoy digo A, mañana seguro que decidiré Z,… y mucho más que me gusta dejar a descubrir por las personas que me rodean.

Pero entonces pienso en cuantas personas que están a mi lado me quieren y me ‘soportan’. Cuantas me ven como una amiga. Lo bien que me llevo con ellas. Y lo más importante: que están a mi lado.

Creo que por descarte, la razón de estar sola debe de ser que no he conocido a la persona adecuada.

En cuanto a que salgo corriendo en cuanto veo el amor: Supongo que soy más de amistad que trasciende a algo más bonito con el tiempo y no tanto de enamorarme loca y perdidamente de alguien al más mínimo roce. Por lo que suelo desconfiar de forma natural de todo aquel que siente el más inmenso de los amores por mi en el mínimo espacio de tiempo. Y entonces, si eso ocurre, salgo corriendo.

Voy con pies de plomo que diría mi madre. 

Habiendome expuesto más de lo que probablemente sería necesario. Os dejo. Pasad un buen día y hasta la próxima.